Escuela de Rock

“Aprender música leyendo teoría musical es como hacer el amor por correo”, esta frase de Luciano Pavarotti la han tenido presente los profesores de música de nuestro querido colegio.

Dejando a un lado los idiomas y otras asignaturas impartidas, la música en el Colegio Alemán de Bilbao siempre ha sido muy importante y ha estado presente en los estudios, celebraciones y cualquier acontecimiento que se organizara.

Yo, lógicamente, voy a situarme más en los años 80 y 90, que son los que yo viví, pero desde su fundación, hace casi 100 años, hasta ahora, la música, en todas sus vertientes ha sido un pilar fundamental en el centro.

Las clases de música, no eran 45 minutos de aburrimiento explicando notas musicales y obras de Mozart o Bach. Las clases eran mucho más: era entender a Mozart, sí, pero también a los Beatles. Era comprender la historia de Carmen, la ópera de Bizet, pero también la guitarra de Eric Clapton o las melodías de los Stones. Y para hacerlo, no había un profesor estático, monocorde y aburrido y 40 orejas escuchando. En clase formábamos una banda, cada uno cogía un instrumento y entre todos tocábamos el Yellow Submarine. De esa forma interiorizabas y entendías lo que era el ritmo, los arreglos, las notas musicales. No tenías que estudiar de memoria textos aburridos sobre música que jamás en el futuro volverías a escuchar.

Eso era la música en el colegio. Y eso lo lograban fantásticos profesores que se volcaban con nosotros, los alumnos, y apoyaban todas las iniciativas que poníamos en marcha. Yo recuerdo sobre todo a Philip Jantzen y Nikolaus Drebinger. Durante sus años de docencia se formaron numerosos grupos en el colegio, ensayábamos libremente en el Musikraum y teníamos a nuestra disposición todos los instrumentos. Actuábamos en el aula, en actos serios con padres y profesores, pero también en fiestas que organizábamos los estudiantes. Fuimos de viaje a Lisboa y actuamos en el colegio alemán de la capital, se grababan discos con el equipo que había… en definitiva, nos empapábamos de música en todas sus facetas.

Es significativo el número de músicos y bandas que han salido del Colegio Alemán  y aún a riesgo de dejarme gente fuera, me gustaría recordar a: Juan Feijóo, uno de los pioneros, todos nos aprendimos el Sympathy con él (Juan y los Sinmiedo, Fastuosos de la Ribera…),  Javi Goti (The Growl, Meows), la familia Letamendia, Javi (Inquilino Comunista, PlanetaLeta), Andrés (Lord Sickness, Ruso) y Marina (Pornobus),Iñigo San Cristobal (Growl), Alvaro Luis González (Growl, Al Zimmerman) y su hermano Borja (Those Radios), Edu Arenaza y Jorge Colomar (Lord Sickness),  Regina Mendiondo (Growl), Hermann Ruiz de Sel (Gravestones), Jon Maurolagoitia y Joseba Aramburu (Those Radios)…. y un largo etcétera.  Incluso músicos profesionales (Jon Urrutia) y promotoras de conciertos (Balium con B).  No es algo nuevo y hace años Wolfgang Ziegler ya formó un grupo en el colegio y siguieron su estela unos años después también sus hijos Wolfgang y Johannes, pero las décadas de los 80 y los 90 fueron años de auténtica explosión cultural y musical en el colegio.

Aparte de matemáticas, lengua o alemán, la música ha supuesto para algunos alumnos del colegio, mucho más de lo que nadie hubiera esperado de un centro escolar.

 

(NOTA: post escrito para DSBilbao Alumni y publicado antes aquí)

This entry was posted in de todo and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.